Nuestros pies son frágiles aunque no queramos aceptarlo y, aún sin saberlo, hay cosas que estás haciendo que dañan tus pies. En Calzados Club Verde www.calzadosclubverde.es queremos darte detalles sobre estos problemas y las soluciones para evitar dolencias. Sigue leyendo y conoce mucho más sobre este tema.

Conociendo bien nuestros pies y los zapatos

Lo primero que debes saber es que tus pies tienen 26 huesos, 33 articulaciones y 20 músculos. En esta zona están 25 % de todos los huesos de tu cuerpo.

Nuestros pies son el apoyo de todo el cuerpo y en promedio una persona da 10 mil pasos al día. Como media general, una persona camina 150.000 millas en toda su vida, esto es 4 veces la vuelta al mundo. Por lo que, puedes darte cuenta que los usas mucho y que debes cuidarlos.

Otro dato interesante es que descubrimientos recientes indican que los humanos han estado usando zapatos por más de 40 mil años. Los arqueólogos pueden identificar si una persona usó zapatos o no basado en el grueso de su dedo gordo. Aquí algunos datos de interés:

  • Las sandalias más viejas datan de 8.000 antes de Cristo.
  • El zapato más antiguo conocido data de 3.500 antes de Cristo.
  • Los primeros suecos de madera son de 1.200 antes de Cristo.
  • Los primeros tacones de 1.500 antes de Cristo.
  • De 1.818 antes de Cristo datan los primeros zapatos específicos para pie izquierdo y derecho.
  • Se estima que los primeros zapatos de goma datan de 1.876 antes de Cristo.

Mujeres y problemas en los pies

Los zapatos y las mujeres tienen una relación muy estrecha. Ellas suelen usar zapatos que no son siempre los más cómodos. Se estima que 9 de cada 10 mujeres usa calzado muy pequeño para sus pies, lo que causa problemas en los pies. Además, las mujeres que pasan mucho tiempo con tacones tienen los músculos de sus pantorrillas más pequeños.

Se estima que a los 60 años 70 % de las mujeres tendrá problemas de osteoartritis en sus pies. Mientras que para los 50 la mayoría de los adultos perderá las partes de grasa que amortiguan la planta del pie.

Las mujeres son las que padecen más problemas en los pies, básicamente porque las sandalias planas y los tacones altos (stilletos) son los que más inconvenientes y lesiones causan.

Es importante que sepas que muy pocas personas nacen con problemas en los pies. Y que la mayoría de los inconvenientes son el resultado de cuidados inapropiados. Esto porque no usan los zapatos correctos.

Cosas que estás haciendo que dañan tus pies

Con todo lo que mencionamos anteriormente podrás notar que tus pies son frágiles y que los zapatos que uses ayudarán en gran medida a que aparezcan padecimientos. Cuidar tus pies es básico para evitar dolor y lesiones crónicas.

Estar descalzo mucho tiempo

Sabemos que muchos aman la libertad de caminar descalzos. Y hacerlo ocasionalmente es una buena manera de lograr que tus pies respiren y se estiren. Pero, estar siempre descalzo puede resultar en complicaciones. Esto porque no tendrás el soporte adecuado en el arco y con el tiempo se irán aplanando, lo que terminará causando pie plano y fascitis plantar. También existe la posibilidad de contagiarse con hongos y bacterias.

Aunque, caminar descalzo tiene sus beneficios, puede corregir problemas con pies y tobillos débiles. Toma en cuenta que todas las partes del pie necesitan ejercitarse con movimientos naturales. Lo importante es encontrar un balance.

Usar tacones altos

Utilizar zapatos con tacón alto puede significar un gran daño para tus pies. Estos tienen un espacio muy pequeño para los dedos, no tienen soporte en el arco y fuerzan una posición poco natural en tu pie y tobillo.

Los tacones cambian completamente la posición natural al caminar, e incluso, como mencionamos arriba, pueden acortar los músculos de tu pantorrilla y dañar tu espalda baja. Usar zapatos altos para una cita o una salida especial no está mal, esto no te hará daño, pero hacerlo todos los días para el trabajo si puede.

uso de tacones

Usar chanclas o flip-flops

Mencionamos el daño que pueden hacerte los zapatos altos, pero los muy bajos también pueden provocar inconvenientes. Las chanclas quizás parezcan inofensivas y la opción ideal para que tus pies estén tan libres como cuando estás descalzo pero protegiéndote de lo que haya en el suelo; esto no es cierto.

Los flip-flops pueden dañar tu pie porque no ofrecen soporte para el arco. Además, no ofrecen amortiguación para la planta de tu pie y el talón. Con el tiempo esta parte se irá aplanando y el hueso de tu talón comenzará a rozar tu piel y sentirás dolor.

No hacer ejercicio

Ganar peso o simplemente estar siempre inactivo es una de las peores cosas que puedes hacer por tus pies. El peso extra contribuye a que se vaya aplanando tu arco y que empieces a padecer de fascitis plantar.

Levantarte del sofá y hacer alguna actividad física puede ayudarte a mejorar tu salud en general, pero también la salud de tus pies.

Generalmente las personas ejercitan los brazos, las espalda, piernas y abdominales, pero tus pies también tienen músculos que necesitan ejercicio y que debes mantenerlos fuertes y saludables. Hay ejercicios de estiramiento para tus pies, hacerlos todas las noches te ayudará a evitar lesiones.

Fumar

Fumar causa que se bloqueen tus arterias, lo que significa que tendrás mala circulación. Esto contribuye a daños en los nervios que pueden causar dolor y tus pies serán el primer sitio afectado.

Dejar de lado el mal hábito de fumar mejorará tu salud, disminuirán tus riesgos de cáncer de pulmón y mejorará tu circulación. Esto significa que en general estarás más saludable y tus pies lo sentirán.

Usar zapatos que son muy angostos

Si usas zapatos que son muy angostos terminarás sintiendo los efectos. Colocar tus dedos de los pies en un espacio muy pequeño es el primer paso para males en tus dedos y deformaciones como dedo de martillo, juanetes, entre otros.

Los padecimientos en los dedos pueden ser muy dolorosos. Y en algunos casos pueden ser muy difícil o imposibles de curar.

Usar zapatos muy anchos

Lo contrario al punto anterior es usar zapatos muy anchos o grandes. Muchas personas se acostumbran a no usar el calzado de tu talla, sino uno más grande. Esto viene de la infancia, cuando las madres compran zapatos un poco más grandes para que los niños puedan usarlos por más tiempo y así ahorrar algo de dinero.

Pero, como adultos si estás acostumbrado a los zapatos grandes seguramente pensarás que los que te quedan bien no son los correctos. Te darás cuenta que un calzado queda bien si solo tienes un espacio de un cuarto de pulgada entre el dedo y la punta.

Si usas zapatos grandes el soporte del arco estará mal ubicado, en la parte incorrecta del pie, lo que causará problemas en los músculos y forma inusual del pie. Además, el roce de tu talón cuando el zapato se sale puede causarte rozaduras y callosidades. Y corres el riesgo de tropezarte y caerte.

Siempre prefiere usar calzado cómodo. Comprar zapatos skechers de tu talla te asegura mayor comodidad al caminar.

No usar calcetines

Los calcetines sirven para proteger tus pies de la fricción indeseada con la parte interna del zapato. Además, te ayudan a que tus pies respiren eliminando la humedad del sudor y de fuentes externas como la lluvia o nieve.

Además, te ayudan a proteger tus pies de cualquier resto, como piedras que se puedan meter en tu zapato de caballero. No usar calcetines puede provocar lesiones en los pies, bacterias y hongos. En muchos casos pueden resultar en pie de atleta u hongos en las uñas.

Dormir con los calcetines puestos también puede significar un daño. Porque si tus pies están cubiertos todo el día, deberías dejarlos respirar por las noches.

No darle buena higiene a tus pies

Muchos luego de salir de la ducha se paran sobre la toalla de los pies y listo, piensan que sus pies están secos y se ponen los calcetines. Pero, la verdad es que no lo estás haciendo bien.

En general, las personas suelen olvidar lavar bien sus pies, hacerlo entre los dedos y luego secarlos bien, especialmente ese espacio entre los dedos. Hacer esto te ayudará a prevenir padecimientos como hongos.

Cortar las uñas bien también es importante. Debes hacerlo con cuidado para evitar complicaciones.

Quitarte los zapatos sin desatar los cordones

¿Quién se ata y desata los cordones cada vez que se pone y quita los zapatos? Muy pocos. Pero, mientras más te pongas y quites el calzado sin desamarrar los cordones más se irán soltando y entonces tus pies estarán más sueltos dentro de estos.

Esto podría resultar en daños en las uñas, lesiones e incluso problemas en los músculos, que trabajan demás para mantener el pie en su lugar.

Al saber cuáles son las cosas que estás haciendo que dañan tus pies podrás comenzar a evitarlas. Así podrás prevenir lesiones y cualquier otro tipo de problemas en tus pies. ¿Cómo cuidas esta parte de tu cuerpo? ¿Qué haces para evitar padecimientos? Coméntanos.

Cosas que estás haciendo que dañan tus pies infografia

Fuente infografía