¿Has comprado calzado de segunda mano o los has heredado de algún familiar? ¿Sabes qué pasa si usas zapatos de segunda mano? Es muy común que eso ocurra, sobre todo si se ven en buen estado. Pero esto te puede causar problemas en los pies como infecciones o deformaciones. Sigue leyendo para que conozcas más al respecto.

¿Cuánto es la vida útil de los zapatos?

Unos zapatos de calidad, bien cuidados y con un uso regular pueden durar varios años. Si hablamos de un calzado de cuero, por ejemplo, pueden llegar a durar cinco años en esas condiciones. Pero si los utilizas a diario, ese tiempo se verá reducido a un año.

El tipo de zapatos y el uso que le des será clave en su duración. Es probable que debas cambiar unos deportivos para caballeros con más frecuencia que unos de vestir, porque las condiciones en las que los utilizas provocan mayor desgaste.

En el caso de las zapatillas de running, por ejemplo, deberías cambiarlas después de recorrer 700 kilómetros. O cuando aparezcan señales visibles de desgaste.

Algunos indicios de que deberías sustituir tus zapatos son:

  • Proporcionan poca sujeción al pie.
  • Las suelas están desgastadas y pierden agarre.
  • Aparecen deformaciones en la horma.
  • Es posible ver la forma de los dedos en la puntera del zapato y se nota el desgaste en el material.
  • El calzado te provoca molestias en el pie.

Si aparece alguno de estos problemas quiere decir que el zapato ha cumplido con su tiempo de vida útil. En ese caso lo mejor es desecharlo antes que seguir usándolo o darlos a otra persona porque no estarían protegiendo los pies.

zapatos usados

¿Qué pasa si usas zapatos de segunda mano?

Bien sea por ahorrar dinero o porque encontramos algún modelo de zapato que te ha gustado mucho, comprar calzado usado parece una buena alternativa. Sin embargo, esa decisión te puede traer algunos problemas.

Los podólogos no recomiendan el uso de zapatos usados, aunque parezca que están en buen estado. Esto debido a que el soporte o la estructura del zapato puede estar deteriorada y a simple vista no lo ves.

De modo que usar zapatos de segunda mano te puede provocar rozaduras en el pie. Asimismo, podría no brindarte el apoyo necesario debido a que la suela y el contrafuerte pueden estar desgastados.

Además de posibles heridas, podrías comenzar a sentir dolor intenso en las extremidades porque estás usando unos zapatos que se han adaptado a la pisada de otra persona.

Aparte de esto, está la acumulación de bacterias en el interior del calzado. Es posible que te des cuenta si el zapato está un poco deteriorado, pero estos microorganismos no los puedes ver.

El interior de un zapato puede acumular más de 2000 bacterias diferentes, lo que quiere decir que son un foco de infección para quien los use. Estarías corriendo el riesgo de contagiarte con algún hongo.

Lo mismo ocurre si piensas prestar zapatos a otras personas. Si esta persona tiene algún hongo te lo puede transmitir a través de los zapatos. Por eso, es mejor pensarlo bien antes de prestarlos.

Aunque hay métodos para desinfectarlos, por ejemplo, rociar una mezcla de agua y lejía en el interior del zapato al lavarlos. Luego deja que seque bien antes de ponértelos. Esta solución actúa contra las bacterias; sin embargo, si la estructura del zapato está deteriorada noes buena idea usarlos.

¿Por qué los niños no deben utilizar zapatos usados?

En el caso de los niños, tampoco es conveniente usar zapatos heredados de otros, aunque sean sus hermanos. El pie de los pequeños está en plena formación y es imprescindible que usen el calzado adecuado.

Además de las rozaduras y hongos, en esta etapa se pueden generar también deformaciones en los pies. Esto se debe a que cada persona tiene una pisada distinta y el zapato se ajusta a ella. De manera que la pisada natural de los niños se puede ver afectada con unos zapatos de segunda mano.

El pie de los pequeños puede sufrir mucho con un zapato usado porque estamos alterando su desarrollo normal. Aunque eso no ocurre con los zapatos para bebés, esos que no tienen suela y que solemos colocar durante los primeros meses, ya que aún no caminan.

Pero a partir del año, o cuando comienzan a dar sus primeros pasos, hasta los ocho años es una etapa crítica. Puesto que justo durante ese período es la etapa crítica para el desarrollo de los pies del pequeño.

¿Qué calzado nunca hay que reutilizar si ya está usado?

Los zapatos que tienen un desgaste evidente deberías descartarlos desde el principio. Si no se ven deteriorados, es recomendable que los revises con mayor atención en el interior.

Incluso puedes probarlos para ver cómo se sienten, si la posición del pie cambia o sientes alguna rozadura.

El calzado que sufre mayor desgaste y que no deberías considerar usar o dar a otra persona es el de uso diario. El deterioro en estos ocurre mucho más rápido que en otros que se ponen con poca frecuencia.

Las zapatillas deportivas tampoco deberían pasar de una persona a otra, ya que están sometidas a un desgaste mucho mayor. En el caso de los niños, tampoco les deberías comprar zapatos de segunda mano para la escuela, ya que suelen correr, saltar y jugar con estos.

¿Cuándo se pueden utilizar zapatos de segunda mano?

Si aún con esta información decides que quieres comprar zapatos usados, sigue estas recomendaciones:

  • Opta por zapatos que hayan tenido muy poco uso. Por ejemplo, que el dueño anterior los haya utilizado para una ocasión específica y luego los guardó.
  • También puedes usar sin problemas algún par que el dueño anterior compró, pero nunca los usó.
  • Revisa muy bien las condiciones de los zapatos, tanto la estructura en sí como si tienen manchas u otra señal de que pudieran tener hongos.
  • Las zapatillas para estar en la casa o las sandalias de playa, si no tienen mucho uso se pueden heredar.

Ya sabes qué pasa si usas zapatos de segunda mano y por qué deberías optar por comprar unos nuevos. En nuestro catálogo encontrarás variedad de modelos para toda ocasión.