Los tacones son sinónimo de sofisticación y elegancia, pero también provocan dolor y molestias. Aprende a proteger los pies al usar tacones con estos consejos que trae Calzados Club Verde, www.calzadosclubverde.es. Con estos trucos aprenderás a escoger zapatos más cómodos y evitar que provoquen problemas.

Las mujeres y los tacones

Los zapatos de tacón alto son los favoritos de la mayoría de las mujeres. La amplia variedad de estilos hace posible que haya un tipo de tacón para cada quien. Algunos más cómodos y versátiles que otros. Pero, en general, están hechos para aportar un toque de distinción y elegancia a cualquier atuendo.

Algunas mujeres los usan a diario, como parte fundamental de su vestimenta. Otras los reservan para ocasiones especiales. A simple vista, un tacón muy alto puede parecer incómodo, y es así. Este tipo de zapatos puede generar numerosos problemas como callosidades, ampollas, fascitis plantar, dedos martillo, entre otros.

Los problemas al usar tacones se debe a que estos alteran la postura. Aumentan la altura y la presión en los pies. De acuerdo con la infografía de Stop Feet Pain Fast, el 42 % de las mujeres admite que llevarían zapatos altos aunque sean incómodos o provoquen dolor.

Esto quiere decir que ellas están lejos de dejar a un lado los tacones. Sin embargo, hay maneras de proteger el pie. Esto incluye elegir la altura adecuada para cada persona y tomar medidas para evitar incomodidades. En esta oportunidad te diremos cómo evitar el dolor de pies al usar tacones.

Consejos para proteger los pies al usar tacones

Al contrario de lo que puedes pensar, sí existen tacones cómodos. El secreto es encontrar aquellos que mejor se adapten a la anatomía de tu pie. No te dejes llevar solo porque encontraste unos zapatos espectaculares, pero al ponértelos casi no puedes caminar con ellos. De hecho, algunos pares altos provocan tanto daño que después de unos cuantos pasos ya no puedes andar más.

Para evitar que esto te suceda, sigue las siguientes recomendaciones. Con ellas conseguirás mayor confort.

Compra zapatos de la talla correcta

El principal consejo para elegir zapatos cómodos, sean tacones o no, es que estos sean de la talla correcta. Pero en el caso de los altos cobra aún más relevancia. Esto se debe a que al usar una talla inadecuada habrá mayor presión en el pie.

Este es el origen de muchos de los problemas, en especial en los dedos. Es recomendable ir en persona a las tiendas para comprar estos zapatos. Si los vas a comprar en línea, asegúrate de entender la tabla de tallas y medir bien el pie.

Las marcas manejan diferentes tamaños, lo cual significa que la talla que usas en un zapato, no tiene que ser la misma en otro. Por eso es importante medirse el calzado que vas a comprar. Para evitar que el pie resbale hacia adelante, elige tacones que sean estrechos en la parte del talón.

Si tienes un par de tacones que te quedan algo estrechos, puedes estirar los zapatos con estos trucos.

  1. Mientras estás en casa ponte unos calcetines y luego los zapatos altos. Camina con ellos durante una hora y conseguirás que se estiren un poco. Hazlo durante una semana, también sirve para adaptarlos al pie cuando están nuevos.
  2. Llena un par de bolsas de agua y colócalas dentro de los zapatos. Llévalos al refrigerador hasta que el agua se congele. Esto estirará los tacones y cuando te los pongas, se adaptarán mejor a la forma de tu pie.

Utiliza almohadillas y plantillas

Alivia la presión que se produce en el pie al caminar con zapatos altos utilizando almohadillas o plantillas de silicón. Con ellas conseguirás llevar tacones sin dolor gracias a que están hechas para amortiguar las pisadas.

Son aún más necesarias cuando vas a pasar mucho tiempo sobre los tacones o tienes que caminar mucho. Hay distintos tipos de almohadillas. Las metatarsianas proporcionan mayor soporte en la parte delantera del pie. Las hay también solo para el talón o para todo el pie.

Otro truco que puedes aplicar para sentirte más cómoda es utilizar una curita adhesiva en los lugares propensos a la aparición de ampollas. Fíjate en dónde roza más el zapato con el pie y coloca un apósito. Así sentirás más confianza al caminar y evitarás molestias.

Presta atención a la inclinación del tacón

Una de las características a la que hay que prestar mayor atención es a la pendiente del tacón. A medida que el zapato es más alto, la caída será mayor. En consecuencia, hay mayor presión en los dedos y en la bola del pie (donde el pie comienza a inclinarse) y la estabilidad es menor.

La principal recomendación es elegir tacones que tengan una caída gradual. Es decir, que no vaya en línea recta desde lo alto del tacón hasta la parte plana. De esta manera, tendrás mayor soporte en el arco del pie y los dedos.

En este sentido, también es importante escoger la altura del tacón correcta. Si te has fijado, no todas las mujeres soportan el mismo tamaño de los tacones. Mientras unas pueden andar cómodas con unos de 10 centímetros, otras no soportan esta altura.

Esto se debe a que cada pie tiene una inclinación natural. Descubre cuál es la tuya y, en base a eso, escoge el tamaño de tacón apropiado. ¿Cómo medir la altura ideal? Sigue los siguientes pasos para que consigas la medida:

  1. Siéntate en una silla y extiende la pierna hacia el frente.
  2. Haz algunos ejercicios para los pies para relajarlos y que tome su caía natural.
  3. Deja que el talón y el pie se inclinen de manera natural.
  4. Con una cinta métrica mide la distancia desde el borde del talón hasta la bola del pie (donde se inclina).
  5. La medida que indica la cinta métrica será la altura ideal del tacón.

Fuente infografía

Los tacos anchos dan mayor soporte

Los stilettos o tacones de aguja son atractivos y elegantes. Pero, a la hora de la verdad son más incómodos y difíciles de llevar. Si te gustan los tacones y se te hace difícil caminar con ellos, prueba zapatos con tacos más anchos.

Este tipo de tacón proporciona mayor estabilidad. Además provocan menos dolor porque distribuyen mejor la presión en cada pisada. Son apropiados para reducir los problemas con el tendón de Aquiles.

Usa tacones de puntas abiertas

Las puntas abiertas en los tacones no solo se usan por estilo. También contribuyen con la salud del pie y a reducir las molestias. ¿Cómo? Este tipo de abertura es apropiado para reducir la presión en callosidades. Así evitas que haya mayor presión en la zona inflamada.

Si tienes este tipo de problemas, debes ir a un médico para tratarlas y eliminarlas.

Evita los cambios de altura drásticos

Supongamos que has pasado mucho tiempo con un par de tacones. Llegas a casa y lo primero que quieres hacer es quitártelos y andar un rato descalza o con unas sandalias planas. Esto es un error que puede terminar en molestias mayores.

El pie viene de estar en una posición poco natural para él y el cambio drástico le hará daño. En lugar de ir directo de la altura a lo plano, usa un tacón más bajo. Opta por un calzado un poco más cómodo como unas sandalias Clarks. Con ellas puestas podrás seguir haciendo tus actividades sin que el pie tenga que sufrir.

Más recomendaciones para el cuidado de los pies

Hay muchas maneras de hacer que los tacones sean más cómodos y que no te provoquen incomodidades. Por ejemplo, un problema frecuente son las suelas resbalosas. Si al caminar con una altura extra le sumas tener que estar pendiente de no resbalarte, nunca conseguirás caminar con seguridad.

Para evitar resbalones pasa papel de lija por la suela antes de ponértelos. Con eso conseguirás que los zapatos tengan mayor fricción.

Si el problema son las rozaduras del zapato en el pie, utiliza espray antifricción o antitranspirante. Estos crean una capa protectora en las áreas problemáticas para evitar el roce. Puedes sustituir este producto con un poco de bálsamo labial. Si el pie tiende a resbalarse dentro del zapato, rocía en este un poco de laca para el cabello.Evita llevar tacones por mucho tiempo. En caso que sea inevitable, opta por unos de altura media o baja. Los zapatos con plataforma te permitirán tolerar más la altura. Otro de los trucos para aguantar los tacones es estirar los músculos de las piernas y después de ponértelos.

Además, es aconsejable que lleves contigo unos zapatos alternativos para descansar los pies. Pueden ser unos zapatos deportivos o unas bailarinas si necesitas que no sean tan informales.

Rota los zapatos. Llevar siempre un par alto acelerará la aparición de cualquier problema en tus pies. Ten varias opciones en tu armario para que puedas alternar distintos modelos. Por último, si encuentras un par de tacones que te gusten y se sientan muy cómodos, considera comprar más de unos. Así podrás combinarlos con distintos outfit.

¿Qué te han parecido estas recomendaciones para proteger los pies al usar tacones? Si tienes alguna otra, menciónala en los comentarios.

Fuente infografía