Nuestros pies son los encargados de llevar todo el peso corporal, además, sufren el estrés y la fatiga de nuestra jornada laboral. Aunado a eso, solemos olvidar su cuidado, compramos zapatos incómodos y los sometemos a situaciones extremas, como largas horas de pie, caminatas, etc. Es por ello que en Calzados Club Verde te decimos cómo evitar los dolores de pies después del trabajo.

Causas del dolor de pies

El dolor de pies es una de las afecciones más comunes, sobre todo en personas que tienen jornadas laborales muy largas o que pasan mucho tiempo parados o sentados. Sus causas son varias, y a pesar de no ser ajenas al día a día, muchas veces desconocemos que pueden afectar nuestros pies, e incluso, rodillas y espalda. Algunas de ellas son:

  • Tener sobrepeso.
  • Deformidades de nacimiento o que se desarrollan con los años.
  • Envejecimiento.
  • Lesiones.
  • Mantenerse de pie o sentado por períodos prolongados.
  • Caminar demasiado.
  • Hacer muchas actividades deportivas.
  • Utilizar zapatos sin amortiguación o que no se ajusten correctamente al pie.

Cómo evitar los dolores de pies después del trabajo

La mayoría de las veces, estas dolencias aparecen luego de trabajar, y es que esta es la actividad en el que pasamos la mayoría del tiempo, sufrimos mayor estrés y nos agitamos más.

Las distintas causas del dolor de pies pueden prevenirse siguiendo algunos consejos. Esto, hará que el período de trabajo sea más llevadero y que el regreso a casa sea placentero y de descanso. Así que, te presentamos algunas formas de evitar que duelan los pies luego del trabajo.

Consejos-para-evitar-el-dolor-de-pies

Consejos para elegir zapatos

Elige la talla adecuada

Comprar la talla correcta evita el roce y, por ende, lesiones dolorosas en la piel. Además, los zapatos pequeños no aportan la movilidad que el pie necesita, son incómodos y dificultan la circulación.

No obstante, los zapatos muy grandes, generan cansancio en el pie por la tensión al caminar para evitar que el zapato se salga y no dan el soporte que deben.

Recuerda que cada marca de zapatos tiene estándares distintos en cuanto a tallas. Así que lo mejor es que te los pruebes antes de adquirirlos o midas ambos pies y compres según la tabla de medidas en caso de comprar zapatos por internet.

Compra zapatos en las tardes

A esta hora el pie está cansado y del tamaño que adquiere luego de un día de trabajo. No es secreto que la circulación y el cansancio hacen que los pies se inflamen un poco.

Todo esto hará que la talla que se elija al comprar calzado para la oficina sea la adecuada y una que no incomode a medida de que transcurra el día.

Utiliza zapatos con amortiguación

Los zapatos de suela muy dura hacen que el impacto en pies y rodillas sea mayor. Prefiere zapatos ergonómicos que puedan ayudar a reducir este factor y además, que posean todas las condiciones para que tu pie esté cómodo y protegido.

Evita tacones muy altos y zapatos muy planos

Ambos extremos son desfavorables para nuestros pies, rodillas y espalda. Los tacones medios o zapatos con una plataforma de uno a dos centímetros son ideales para que el pie tenga un reposo acorde y no se afecte la circulación.

Elige zapatos con soporte o tacones con tiras

Si para la oficina necesitas utilizar tacones, procura que tengan tiras que le den al pie seguridad y relajación. De utilizar zapatos cerrados, ten en cuenta que estos tengan soporte para el empeine y los laterales, pero que no sean muy estrechos. Estas características del calzado aportan comodidad y disminuyen la tensión.

Busca calzado de punta ancha

Los zapatos angostos hacen que el pie se mantenga presionado y en una posición antinatural. Las puntas anchas dan libertad de movimiento y estabilidad. Los Sckechers Burg son una opción perfecta.

Hábitos que debes adquirir

Utilizar plantillas

Muchas veces el zapato no se ajusta a la forma de la planta de nuestro pie; utilizar plantillas especiales ayuda a que la pisada sea mucho más cómoda.

Además las plantillas, aportan suavidad a los zapatos de suela rígida para una mejor amortiguación y disminución del impacto de la pisada.

Tomar descansos

Si en tu trabajo estás sentado, párate de vez en cuando, da una vuelta por la oficina y luego continúa con tus labores. Si, por el contrario, ejerces de pie, tómate un descanso aunque sea de un minuto entre tu jornada para sentarte.

No es necesario esperar el descanso del turno para reposar tus pies y darles movilidad.

Cambiar de superficie

Párate de vez en cuando en suelos más suaves que los duros pisos de la oficina. Ve al jardín a pisar la grama o dirígete a las alfombras de tu lugar de trabajo. Esto permite que tus pies descansen sobre una superficie más suave y con menos impacto.

Ata tus dedos

Si vas a utilizar tacones, ata tus dedos índice y medio del pie con una cinta. Este método quita la tensión de los nervios del pie que se contraen por el esfuerzo de las piernas para mantener el equilibrio. Permite soportar zapatos altos por mucho más tiempo sin sufrir dolores.

cinta en los dedos

Lija las suelas

Si la suela de tus zapatos es muy lisa, frota la superficie con un papel de lija. Le dará soporte y efecto anti resbalante.

Cuando el zapato se resbala, la tensión corporal aumenta considerablemente tratando de mantener el pie en su lugar para evitar caídas. Esto produce dolor.

Estilo de vida saludable

Lleva un estilo de vida que te permita mantener un peso ideal. Haz deporte moderado, come de forma saludable. Evita los excesos. Toma mucha agua.

Recuerda que tus pies son los responsables de cargar todo tu cuerpo y el sobrepeso puede influir en los dolores. Además, afecta espalda y rodillas de igual manera.

Si ya duelen, alivia el dolor tus pies

Adquirir ciertos hábitos o acostumbrarse a patrones de compra puede tomar algo de tiempo. Y aunque el calzado correcto puede ayudar, otras veces, el dolor es inevitable, ya que hay condiciones en las que se puede mejorar pero igual duelen; como en el caso de las lesiones o las deformidades. Es por eso, que te traemos algunos datos que te pueden servir para aliviar el dolor que ya sientes.

Remedios naturales

  • Baños de agua con sal: Estos baños no pasan de moda y han sido recomendados de generación en generación. Colocar sal gruesa en un poco de agua tibia alivia la inflamación, reduce la presión y descansa los pies. Además, evita que la piel se reseque y endurezca.
  • Infusión manzanilla: Remojar tus pies en infusión de manzanilla es otra opción natural que permite reducir los dolores. Las propiedades de esta planta ayudan a disminuirlos rápidamente.
  • Jengibre: Sus beneficios antiinflamatorios y analgésicos quitan los dolores en minutos. Coloca un trozo de la raíz en agua hirviendo, deja reposar y sumerge los pies. Estarán descansados para la próxima jornada laboral.
  • Aloe vera: Frotar tus pies y piernas con gel de aloe vera aporta relajación, hidratación y frescura. Disminuye la inflamación y los dolores.
  • Árnica y menta: Unas gotas de árnica y esencia de menta en agua tibia te ayudarán a aliviar el dolor, relajar los músculos y refrescar tus pies.

Ejercicios en casa

  • Estira los músculos de la pantorrilla: Estos están estrechamente vinculados con los pies. Estirarlos, elimina la tensión en los mismos y disminuye los dolores tanto de pies como de piernas.
  • Masajes con pelota de tenis: Coloca en el piso una pelota de tenis (o parecida) y desliza tus pies sobre ella ejerciendo presión. De modo que se realice un masaje corrido desde la punta hasta el talón ida y vuelta.
  • Círculos con los pies: Siéntate o acuéstate en el piso o en la cama. Ahora, con las piernas estiradas, mueve tus pies de forma circular, hacia adentro y hacia afuera. Abre el movimiento lo más que puedas.
  • Moviliza tus dedos: Para realizar movimientos con los dedos, finge que intentas agarrar algo con el pie descalzo. Puedes colocar un paño o una pelota pequeña en el piso y agarrarlos con los dedos de los pies.

ejercicio con pelota

Otros factores que considerar sobre el dolor de pies

El dolor de pies es, sin duda alguna, un motivo de preocupación cuando se vuelve constante, intenso y no se calma fácilmente.

Es importante tomar previsiones para no llegar a los extremos de sufrir de juanetes u otras deformaciones producidas por el uso de zapatos incorrectos.

Además, este puede venir acompañado de dolor en las rodillas y la espalda. Lo que puede ser una alerta de otras enfermedades o afecciones relacionadas; por lo que si el dolor no para, se debe acudir al médico.

Las lesiones a nivel de rodilla y espalda pueden tener repercusiones de por vida, por lo que hay que estar pendientes de utilizar calzado profesional, tomar previsiones y cuidar el impacto de los pies, ya que estos son la base de las otras partes de nuestro cuerpo.

Unos pies aliviados hacen que las jornadas laborales no sean tan pesadas. Recuerda que estos son quienes te llevan de un lugar a otro. Aprender cómo evitar los dolores de pies después del trabajo es fundamental para no cansarte tan rápido y rendir durante todo el día.