En Calzados Club Verde sabemos bien que en los días de verano hay que dejar a un lado los zapatos cerrados y atreverse a usar algo mucho más cómodo para el calor. A veces cuesta un poco tener pies impecables por el ajetreo del día a día, pero con estos sencillos consejos para mantener tus pies siempre listos para las sandalias te aseguramos que no tendrás problema alguno en sacar a relucir tu calzado más revelador. Sigue leyendo y podrás encontrar simples soluciones a los inconvenientes típicos de esta costumbre.

Exhibe unos pies suaves

Con el estilo de vida tan dinámico que llevamos hoy en día, es común olvidarse un poco del cuidado de los pies. Cuando utilizamos sandalias, la exposición a los elementos puede dejarlos un poco resecos, por eso lo mínimo que podemos hacer es darles un cariño en cada baño: trata de sumergirlos en agua tibia regularmente, esto no solo ayudará a mantener bacterias y otros microorganismos bien lejos sino que además mejorará tu circulación y dejará tu piel suave.

Sabemos que este aspecto es muy importante para todas al usar sandalias, ¡nadie quiere exhibir piel seca o agrietada! Este tipo de signos incómodos son normales, pero puedes evitarlos con unas sencillas medidas. Después de todo, estos daños de ninguna manera se irán solos y necesitas adoptar ciertos cuidados.

Eso sí, evita esos productos que prometan remover toda la piel muerta, estos podrían eliminar una capa excesiva en la epidermis, lo cual puede ser muy contraproducente a largo plazo o incluso causar dolor. Una piedra pómez y una buena loción para pies bastarán, así te asegurarás de que esta parte de tu cuerpo esta obteniendo la humectación extra que necesita sin utilizar métodos invasivos.

Deja fluir el aire en tus pies

No es una exageración, el uso frecuente y prolongado de calzado incómodo o de la talla equivocada puede causar deformidades en el hueso, el músculo y la piel, definitivamente no querrás eso para tus preciados pies. La recomendación no es empezar a utilizar modelos ortopédicos, sino más bien elegir zapatos saludables y guardar tus stilettos de punta para ocasiones especiales o por lo menos procurar que no queden muy ajustados. Olvídate de las apariencias un momento y deja tus pies descansar, sumérgelos en agua tibia con sal de Epsom después de los días duros, utiliza sandalias en tus días libres y a la larga se verán y sentirán mucho mejor.

Es normal alternar tu calzado en verano de uno más cerrado y formal a tus cómodos zapatos abiertos. Esto, naturalmente, puede hacer que se presenten cierto tipo de olores en la zona que bien pudieran causarte molestias. Esto es muy normal y tiene soluciones simples: el talco puede verse de mal gusto, si quieres mantener tus pies siempre listos para las sandalias es mejor usar desodorante en spray o incluso un poco de almidón de maíz que, aplicado con cuidado, simplemente se desvanecerá en tu piel.

Prepara tus pies para el día a día

¿Has considerado hacer ejercicios de pies? Esta parte del cuerpo carga literalmente todo tu peso, por eso es bueno que la mantengas fuerte para mejorar tu equilibrio y evitar dolores. Puedes intentar agarrar una tela con tus dedos y moverlos hacia arriba y hacia abajo para fortalecer sus músculos, o colocar una banda elástica alrededor de ellos e intentar estirarlos por unos segundos para proteger sus huesos. Simplemente flexionar tus pies de vez en cuando hará una gran diferencia.

Finalmente, mantén tu pedicura al día. Aunque es genial relajarse y dejar que otra persona haga el trabajo, no es necesario ir a un salón todo el tiempo. Basta con mantener tus uñas cortas, limpias, libres de piel muerta y pintadas. Puedes utilizar colores vivos si planeas hacerles un mantenimiento semanal, o colores neutros y suaves como rosa claro o nude para algo más duradero que te permita alejarte de los retoques por un tiempo.

¿Te gusta usar calzado abierto en verano? Todo depende del estilo de cada quien, pero con estos simples consejos te aseguramos que podrás mantener tus pies siempre listos para las sandalias. Déjanos tus comentarios y si te ha gustado este artículo siéntete libre de compartirlo en tus redes sociales, ¡lo apreciaremos!