Las botas son un tipo de calzado que además de siempre estar en tendencia, son cómodas, atractivas y versátiles, por eso todas deberían tener por lo menos un par en su armario. En Calzados Club Verde sabemos que estas pueden deteriorarse sin los cuidados adecuados, por eso te daremos algunos consejos para que mantengas tus botas como nuevas por mucho más tiempo.

Mejores materiales para fabricar botas

Existen varios materiales para diseñar zapatos que resultan muy fáciles de trabajar y son muy prácticos, en especial para fabricar botas y botines de diferentes tipos.

Uno de los más utilizados es el cuero. Este es el material clásico por excelencia para las botas y botines. Y se puede obtener de vaca, de cabra, de serpiente, de porcinos y otros.  Aunque también se están fabricando versiones mucho más sustentables, hechas por mezclas de plásticos.

Ya sea natural o sintético el cuero es muy resistente, duradero y puedes encontrarlo en varios colores.

Por otro lado, están la tela y el nailon que se utilizan principalmente en botas tipo calcetín, en las más altas y para recubrirlas.

También es común ver botines de gamuza o recubiertos con ella, como el modelos Skechers 16605 GRY que son muy suaves y ligeros.

Consejos para mantener tus botas como nuevas

No tienes que esperar a que tus botas favoritas empiecen a deteriorarse para aplicarles una rutina de cuidado y mantenimiento. Por eso te daremos algunos consejos para que puedas mantenerlas como nuevas por un largo tiempo.

Usa aerosol impermeabilizante

Algunos materiales como la piel y la gamuza se dañan cuando tienen contacto con humedad o agua. Si tienes botas de estos materiales y quieres usarlas a lo largo del otoño e invierno es indispensable que las rocíes con un aerosol impermeabilizante.

Este tipo de productos forman una capa protectora sobre la superficie del calzado, evitando que la humedad tenga contacto con el material.

Por lo general, deben aplicarse cada 2 o 3 meses para mantener su efecto. Aunque lo mejor es que sigas las indicaciones del fabricante

Remueve la suciedad lo más pronto que puedas

Es importante si se ensucian remuevas la suciedad en el menor tiempo posible. De lo contrario esta podría adherirse aún más al material de tus botas. Especialmente si son de gamuza.

Después de usarlas toma un paño de microfibra humedecido con agua y limpia la zona en donde se ensuciaron.

Si son zapatos de gamuza puedes usar una lima de uñas o un borrador para quitar manchas pequeñas. Y luego devolverle la textura frotando la zona con un cepillo de dientes.

También puedes aprovechar el momento para retirarle los restos de polvo o suciedad que se adhirieron a las botas mientras las usabas. Es importante que hagas esto siempre que las dejes de usar y antes de guardarlas.

Pule tus botas de cuero

No importa si son de cuero sintético o real, para evitar que se vea gastado, opaco y con rayones es importante que las pulas o lustres por lo menos cada dos semanas.

Adquiere una crema o pomada neutra especial para tratar cuero y aplícala con un pañuelo limpio sobre la superficie del calzado. Luego toma un pedazo de tela suave y limpia y empieza a frotarla sobre las botas para retirar el producto hasta que estas queden muy bien pulidas.

El cuero es un material que requiere de cuidados regulares, de lo contrario este se reseca y empieza a agrietarse.

Si no tienes botas de piel, pero si de charol también debes pulirlas con regularidad. Para esto puedes tomar un poco de vaselina y un paño limpio.

Prepara un plan en caso de accidentes

Puede pasar que se presentan lluvias inesperadas, cae un poco de alguna comida o bebida en tus botines favoritos y otras situaciones que no puedes prever. Por eso siempre debes tener un plan para saber qué hacer en esos casos.

Botas mojadas

Si terminaste con tus botas llenas de agua no entres en pánico. Rellénalas de papel periódico o absorbente y déjalas secar en un lugar fresco donde no les dé el sol de forma directa.

Es importante que coloques una buena cantidad de papel sobre todo en el área de los dedos. Este además de absorber el agua evita que la bota se deforme.

Deja que se sequen al aire libre y luego que estés seguro que ya no están humedad, procede a pulirlas si son de piel.

Manchas de alimentos

Muchos alimentos son grasosos, por lo que te recomendamos aplicar talco de bebé, sal o azúcar sobre la mancha. Estos elementos se encargan de absorber el exceso de suciedad y grasa.

Una vez que la mancha se haya secado, frota con un cepillo la zona para removerla.

Usa botas de lluvia

Si tienes sospechas de que lloverá evita usar botas y botines de cuero o de gamuza.

Uno de los mejores zapatos para días lluviosos son las botas de goma. Este modelo no sufre daños si tiene contacto con el agua, además se secan bastante rápido y no se ensucian con facilidad.

como guardar botas altas

Evita que tus botas altas pierdan la forma

Las botas altas son hermosas y muy chic, pero si no las guardas de forma correcta en tu armario se pueden deformar muy fácilmente. Estas formas de almacenarlas te pueden ayudar a mantenerlas en buen estado por mucho más tiempo:

  • Puedes guindarlas en un espacio de tu armario con ayuda de percheros con ganchos.
  • Guárdalas en un baúl amplio o en sus propias cajas.
  • Rellénalas con flotadores de espuma o con revistas enrolladas.
  • Voltea tus botas de lluvia o nieve y guíndalas en el perchero.

No expongas tus botas al sol por mucho tiempo

Cualquier material que sea expuesto al sol por tiempos demasiado prolongados se verá afectado. No importa si tus botas son de cuero, de material sintético o de gamuza debes asegurarte de no exponerlas demasiado a los rayos solares.

Esto afecta la pigmentación, la dureza o suavidad del material y su aspecto de forma general.

Si sigues estos consejos para mantener tus botas como nuevas seguro las tendrás por mucho tiempo. Si estás buscando botas y botines revisa nuestros catálogos. Tenemos una gran cantidad de modelos y estilos.